Si no observa adecuadamente este mensaje, haga por favor click aquí

MINLUZNACIONES
Boletín Internacional
EL CHISME

EL CHISME

¿CHISMOSOS? :
EN EL REINO DE DIOS NO ESTÁRÁN

Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran.1 Timoteo 5:13

 

Hablar a espaldas de la gente es un acto cobarde que sólo descubre la falta de caridad en el alma. El amor, en contraste, cubre multitud de pecados. El que de veras ama no murmura. La gente cuyo corazón está lleno de amor habla de ideas. La gente “normal y acomplejada” habla de la otra gente.

 

¿Qué dice la Biblia acerca de los chismosos? *
I. Textos
            Lev. 19:16, “No andarás chismeando entre tu pueblo”
            Prov. 6:19, “El testigo falso que habla mentiras,  Y el que siembra discordia entre hermanos”
            Prov. 11:12-13, “El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo;  Mas el hombre prudente calla.  El que anda en chismes descubre el secreto;  Mas el de espíritu fiel lo guarda todo”.
            Prov. 12:18 “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada”.
            Proverbios 16:28, “Y el chismoso aparta a los mejores amigos”.
            Prov. 18:8, “Las palabras del chismoso son como bocados suaves,  Y penetran hasta las entraña”.
            Prov. 20:19, “El que anda en chismes descubre el secreto;  No te entremetas (no te asocies), pues, con el suelto de lengua (chismoso, LBLA)”. ¿Secreto? O, qué bueno. Me gusta oír secretos.
            Prov. 26:20, “Sin leña se apaga el fuego,  Y donde no hay chismoso, cesa la contienda.  El carbón para brasas, y la leña para el fuego;  Y el hombre rencilloso para encender contienda.  Las palabras del chismoso son como bocados suaves,  Y penetran hasta las entrañas”.
            Rom. 1:29 LBLA “estando llenos de toda injusticia, maldad … chismosos”.
            2 Cor. 12:20 “chismes” (murmuraciones).
            Sant. 3:1-12. Nos encanta leer 1 Cor. 13:4-7 y también nos encanta chismear. De la misma boca …

II. El chisme es la conversación que hiere a otros.
            A. Romanos 1:30, katalalous significa hablar detrás, sea secreta o abiertamente (Sant. 4:11; 2 Cor. 12:20); muerde espaldas Repetir rumores no confirmados para lastimar. Los que repiten rumores hablan con conocimiento limitado, con información dudosa y nebulosa. Entonces hace más grande el rumor para que sea más interesante, pues el propósito es divertir.
            B. ¿Cómo comienza su plática el chismoso?
                        1. “Yo sé que esto no es cosa mía, pero …” Y luego lo hace cosa de él.
                        2. “Esto es muy confidencial …” Lo que quiere decir es que le voy a contar un chisme muy interesante.
                        3. “Se dice que …” o “He escuchado de fuentes muy confiables que …” De esta manera él o ella que hable no tiene que aceptar la responsabilidad, sino que la deja con alguien más (la persona que se lo haya contado).
                        4. “Le quiero contar esto y luego usted puede sacar su propia conclusión”. En esto también él o ella que hable no quiere ser responsable por las conclusiones que la gente podría sacar de lo que les dice.
                        5. “¿Supiste lo que hizo Carlos …?” “No, ¡cuéntame!” A la gente le encanta hablar del supuesto mal de los demás.
            D. Prov. 22:1, “De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro”. Esto es lo que el chismoso destruye. El hno. W. L. Oliphant usó la ilustración de una hermana que hizo mucho daño a la reputación de cierto hermano con sus chismes. Cuando él le exhortó, ella se arrepintió y dijo que ella haría todo lo posible por corregir el daño hecho. Entonces el hermano tomó una almohada de plumas, la abrió y soltó las plumas en el viento y pidió que la hermana las recogiera. Así son “plumas” envenenadas de los chismes que se lanzan al aire. Hacen daño irreparable al nombre de otro. Se puede devolver lo robado (un carro, un caballo), pero ¿la reputación?

III. ¿Por qué chismear? Es una forma de diversión.
       A. Parece que muchas personas que no tienen ideas sanas que son interesantes y, por eso, repiten rumores y chismes que siempre son interesantes. Parece que pensamos que tenemos que decir algo. Nos juntamos o nos llamamos por teléfono, y hay que decir algo. No podemos simplemente estar sentados viéndonos. ¿De qué platicamos? Por no tener pensamientos o ideas que valgan la pena discutir hay que hablar de otros, y hablar mal de ellos es más divertido que el hablar bien.
            B. Pero es diversión a expensas de otros (ausentes). ¿Alguien tiene problemas, fallas, comete errores? ¡Es muy interesante! Cuéntemelo. Y otra vez. Para reír.
            C. También es para inflar el ego. Al bajar al otro, pensamos que nos elevamos a nosotros mismos.
            D. Compárese el vicio de maldecir. ¿Por qué maldecir? Para sentirse más grande, más fuerte, que lo que dice es más importante. Para llamar atención.
            E. Para vengarse. Esta es la explicación de muchos chismes (y maldiciones). Es lo opuesto a lo que Jesús enseña en Mateo 18:15-17. Hay que ser honestos. ¡Es odio secreto!

IV. El chismear perpetúa el mal (el rumor, la mentira, la información parcial, chueca, dañina).
            A. La verdad sufre, pero el error y la mentira prospera. Uff!
            B. Santiago 3:8, “pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal”. Tenemos mucha víbora en nosotros todavía?
.       
V. El remedio.
       A. Antes de contar algo que pueda dañar el nombre de algún hermano (u otro), debemos preguntarnos:
                        1. ¿Estoy seguro que es verdad lo que voy a contar?
                        2. ¿Estaría yo dispuesto a escribirlo y firmar mi nombre?
                        3. ¿Serán beneficiados los que me escuchen por lo que voy a contar?
            B. Si una víbora nos muerde, queremos que el doctor saque el veneno. Así también con el veneno espiritual: debemos crucificar la carne con sus hechos (y palabras).
            C. Debemos vencer el mal con el bien. Si comenzamos a hablar mal de alguno de nosotros, debemos detenernos y pensar: ¿en realidad quiero destruir a mi hermano? ¿Quiero debilitarlo? ¿Quiero herirlo?
            D. Col. 4:6, “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno”;  Efes. 4:29, “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes”.
            E. Prov. 25:23, “El viento del norte ahuyenta la lluvia, Y el rostro airado la lengua detractora (murmuradora, LBLA, Fruncir el ceño, o si es por teléfono, simplemente detenerlo (la), diciendo, “mis oídos no son caneca  para basura”. Se requiere valor, puede ofender, pero es lo indicado. Prov. 20:19, “El que anda en chismes descubre el secreto;  No te entremetas, pues, con el suelto de lengua”.
            F. Sal. 15:1, “Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?  ¿Quién morará en tu monte santo?   El que anda en integridad y hace justicia,  Y habla verdad en su corazón.    El que no calumnia con su lengua,  Ni hace mal a su prójimo,  Ni admite reproche alguno contra su vecino”.
            G. 1 Tim. 5:10,  Estar ocupados buenas obras, enseñando el evangelio, invitando gente a los servicios, teniendo estudios bíblicos con hermanos. Si hay tiempo para ser chismosos y entremetidos, obviamente nos sobra tiempo libre. Hay que llenar el vacío con el bien. Hechos 8:4, 5.
            H. Recuérdese Mat. 12:34-17.

 

La Biblia da cuatro características del chismoso* 1) falsedad, 2) maldad, 3) voracidad, 4) vaciedad. El que se ocupa del chisme aparenta amistad. Pero en el fondo no es más que un falso. En Proverbios 11:13 Salomón dice: “El que anda en chismes descubre el secreto. Mas el de espíritu fiel lo guarda todo“.
Note el lector el contraste que este verso establece entre el fiel y el que descubre. El que anda en chisme traiciona la confianza descubre lo que de otra manera se mantendría discreto y está deseoso y muy presto a soltar gratuito las amarras de su venenosa lengua. No se mide para agredir y perjudicar la víctima de su hablilla. El hablador es falso e infiel.

Añadida a esta fea imagen de falsedad, la Biblia adjudica una segunda característica al chismoso: Es la maldad. Dice la Escritura: “El que cubre la falta busca amistad, mas el que la divulga aparta al amigo“ (Prov. 17:9). La separación intencional de amistades es una maldad. Un chisme de por medio ha roto amistades de muchos años. El que usa mal su lengua, aquel que retuerce alevosamente los hechos y coquetea con palabras suaves, es un agente del mal. Es un conocedor del maléfico poder del chisme, el cual usa para apartar a las gentes. Su método es capitalizar en las faltas, sean supuestas o reales, y su motivo es la envidia, la intriga y la perfidia. Con el chisme se enlodan caracteres, se destruyen familias y se dividen congregaciones. El que se presta al chisme sirve a los intereses del infierno y a los planes aviesos del rey de las tinieblas mismo.

La tercera característica con que la Biblia destaca al chismoso es la voracidad. Dice la Escritura: “He aquí un pequeño fuego, ¡cuán grande bosque enciende y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. ”(Santiago 3:5,6) Si la carne energiza la lengua su voracidad se deja ver pronto, él incendió voraz se hace manifiesto. ¡Qué distinta la lengua puesta al servicio del Espíritu Santo! ¡Cuánta edificación, cuánta unión, cuánta inspiración promueve entre los mortales!

La última característica con que la Biblia destaca al chismoso es la vaciedad. El que anda en chismes es como una nube sin agua, una cisterna seca o una nuez vacía. Santiago dice: “Si alguno entre vosotros se cree religioso y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana” (Sant. 1:26). Esta declaración de Santiago es una amonestación terminal. Debe hacer pensar y debe poner a temblar a cualquiera que se dé el lujo de usar su lengua con descuido. Debe ser una invitación para que uno re-examine la relación que dice tener con Dios, no sea que esté edificando su casa espiritual sobre un fundamento falso.

Hermanos míos amados, cuídemonos de rumores y de habladurías que llegan a los oídos; no le ponga atención al chisme, ni se siente a escucharle cuentos a los chismosos, porque el Señor Jesús dijo, que “de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio”. (Mateo 12:36) Así, que somos responsables ante el Altísimo Juez justo de lo que oímos y luego decimos. Y no olvidemos que ineludiblemente todos tendremos un día en Corte, ante el Tribunal Celestial del Dios Viviente que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, incluyendo a los chismosos.

¿Tienes de qué arrepentirte hoy?

 

QUE SEA DIOS QUIEN SIEMPRE NOS GUIE Y NOS EDIFIQUE EN SU VERDAD Y EN SU AMOR.

 

Dios te bendiga,


Jenny y Hugo G.
Bajo la Cobertura de JESUCRISTO a través de la ICC JESUCRISTO REY DE REYES
Bogotá - Colombia

Bibliografía:
- BIBLIA Reina Valera 1960.

- *Mariano González
- *Wayne Partain


Acerca de:

Anuncios:

- Todos los boletines y devocionales escritos léalos ó descárguelos aquí. (Free)


-
Una Revelación del Cielo y el Infierno. Descargue free. Audio - Texto - Video1 - Video2

- ¿Está interesado en que el Ministerio vaya a compartir la Palabra de DIOS y el testimonio en su Ciudad? Por favor escríbanos.

- Si está buscando un lugar donde congregarse y crecer en la búsqueda, adoración y conocimiento de JESUCRISTO en Bogotá - Colombia, escríbanos.



Acerca del Ministerio

MINISTERIO INTERNACIONAL LUZ PARA LAS NACIONES
Una Revelación de JESUCRISTO del Cielo y el infierno a 7 jóvenes Colombianos.
Web Site oficial: www.minluznaciones.org
Colombia

PERMISO: ¡Si! Usted puede usar todo nuestro material y enviárselo a quién guste sin alterar los contenidos.
¡GRACIAS!

Este mensaje NO constituye SPAM. Si desea ser borrado de la lista puede desuscribirse en cualquier momento.