MINLUZNACIONES
Boletín Internacional  
EL RESENTIMIENTO

“Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas, porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas”
Marcos 11:25-26 (RV)

And when you stand praying, forgive, if you have anything against any: that your Father also who is in heaven may forgive you your trespasses.
But if you do not forgive, neither will your Father who is in heaven
forgive your trespasses. (KJV)

EL RESENTIMIENTO

Nuestros enemigos son aquellas cosas que nos estorban o impiden conseguir lo mejor, que nos impiden ser lo que debemos ser en DIOS, lo que queremos ser o lo que Dios quiere que seamos. A menudo las personas y aún muchos cristianos son estorbados, arrinconados, espantados, pisoteados o derrotados por estos enemigos.

O bien aprendemos a conquistarlos o terminarán controlando y alejando de cada uno todas las cosas buenas que Dios tiene. Los enemigos que enfrentamos no son cobardes. Nos atacan, sin importar lo que seamos o donde estemos. Si no estamos alertas, nos privarán del mismo gozo del Señor, que es nuestra fuerza.

En esta oportunidad escribimos acerca de un enemigo particular que corroe y carcome silenciosamente a quien lo posee : El resentimiento.

Resentimiento significa "volver a experimentar un sentimiento, especialmente un sentimiento doloroso. Pero se entiende generalmente en el sentido de rencor frecuentemente inconsciente, de envidia u odio impotente, que se manifiesta en criticas, comentarios o insinuaciones que desprestigian a la persona que es objeto del resentimiento”.

El resentimiento  además es:
- Evocar un sentimiento de hostilidad contra una persona o personas que consideramos que nos han tratado mal.
- Rencor reprimido sobre un acontecimiento negativo que te ha sucedido.
- Molestia, agitación emocional que siente siempre que se habla de una determinada persona o acontecimiento.
- Incapacidad para perdonar, incapacidad de dejar pasar y olvidar.
- La base de la desconfianza y sospecha que sienten al tratar con personas o  acontecimientos que les produjeron dolor en el pasado.
- Dolor emocional no resuelto que se siente cuando no se logra aceptar una pérdida.
- El malestar sentido después de gastar mucho esfuerzo y energía para alcanzar algo que finalmente se pierde.
- El resultado de pensar que se fue víctima de un trato injusto sin la resolución del problema.
- El sufrimiento prolongado y en silencio cuando una expresión abierta de dolor es indeseada.
- El rencor hacia una persona o grupo que se considera que ha impedido lograr ciertos objetivos.
- Sentirse ofendido cuando una persona o un grupo ha ignorado o negado tus derechos.
- En ocasiones da lugar a depresión y al suicidio.

El resentimiento por cosas pasadas que no se han sanado puede destruir un hogar, una familia.
Existen familias que están viviendo consecuencias de errores del pasado que generaron resentimientos y no se han sanado aún.

Todos nosotros como seres humanos cometemos errores de muchas formas que a veces generan consecuencias dolorosas. Cuando cometemos esos errores con nuestro cónyuge el matrimonio puede sufrir como relación, si el error es con nuestros hijos la familia y el hogar sufren. Ahora, si después hay perdón con un verdadero arrepentimiento (no volver a caer en lo mismo, sino ser cambiada la situación definitivamente, en verdad), entonces las consecuencias de esos errores pueden efectivamente ser minimizadas.


Pero cuando se "guarda un resentimiento" y no se sana, entonces se va profundizando más y se puede convertir en una raíz de amargura que es un veneno que va dañando las relaciones del matrimonio y toda la familia. Cuando en un matrimonio hay resentimiento no sanado por situaciones vividas en el pasado, la relación se estanca y se va deteriorando y puede llegar un momento en que sientan hasta odio!.

La palabra de DIOS adicionalmente dice en Hebreos 12:15: "Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar (ó pierda) la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura (la cual es venenosa), os estorbe, y por ella muchos sean contaminados" Se trata entonces de tener un corazón correcto e íntegro.

La única salida al resentimiento es sacar a la luz el problema, hablar sinceramente de los sentimientos y tomar la decisión de pedir perdón, perdonar y dejar el pasado. Recordemos que el pasado nunca va a resolver los problemas, pero pedir perdón y perdonar si puede hacer diferente el futuro.

Frecuentemente, es necesario buscar ayuda de DIOS através de guías espirituales calificados y capacitados en el tema de matrimonios y familia para que les puedan ayudar a superar los conflictos y a perdonarse sinceramente.

Dios nos manda a tomar la decisión de perdonar incondicionalmente, para que ÉL nos perdone de similar forma. El perdón sincero con arrepentimiento del que lo pide y la actitud sabia del que lo otorga, activa el perdón del Señor en nuestras vidas y las bendiciones para nosotros y nuestras familias. Perdonar muchas veces no es fácil, pero es un mandato de Dios (Levítico 19:18 - No seas vengativo ni rencoroso con tu propia gente. Ama a tu prójimo, que es como tú mismo. Yo soy el Señor. Mateo 6:14-15: Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial) que nos conviene y nos trae paz y liberación a nuestras vidas. DIOS está interesado más en quién somos que en lo que hacemos.

Si has tenido situaciones dolorosas del pasado en tu vida, toma la decisión de ponerlas a los pies del creador, quien te conoce, te hizo, te formó: Jesucristo y toma la decisión de obedecer su palabra. Perdona y pide perdón y renuncia a todo resentimiento, rencor, etc. (Colosenses 3:13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros) para ser verdaderamente libres.

Dios te restaurará y llenará de paz (vendrá la paz-Shalom: Es experimentar la plenitud con Dios, con los demás y con la creación) y convertirá todo hecho negativo en actos positivos para el matrimonio y la Familia. Empieza por pedirle perdón a Dios por haber sido desobediente a su palabra y luego pídele perdón a tu cónyuge ó familiar por haberle ofendido o por haberle juzgado. El perdón se pide con arrepentimiento y se da con humildad! (Romanos 12:21 No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien).

Tu familia y tu hogar es el tesoro en la tierra más valioso que Dios te ha dado. CUÍDALO es responsabilidad de cada uno!

QUE SEA DIOS QUIEN SIEMPRE NOS GUIE Y NOS EDIFIQUE EN SU VERDAD Y EN SU AMOR.

Dios te bendiga.

Bibliografía:
Biblia en diferentes Versiones.
Diccionario bíblico
El Resentimiento. Por René Rivera
El Resentimiento en la pareja. Por Luis Y Hannia Fernandez


Acerca de:



Si este mensaje ha sido de edificación y bendición para su vida, puede escribirnos comentando su testimonio. Oramos por usted.


Anuncios:

¿Desea que el Ministerio Viaje a compartir el Testimonio y la Palabra de DIOS en su Ciudad? Escríba un correo a: ministerio@minluznaciones.org.

Puede descargar la versión mp3 y texto pdf actualizado gratis de la revelación del Cielo y el Infierno en nuestro sitio web: www.minluznaciones.org. También puede solicitar los cd's de audio originales.

Se necesita de personas que quieran ser intercesores (Gracias por sus oraciones para el ministerio), para que este boletín electrónico continúe llegando a muchas más personas periódicamente.



Acerca del Ministerio

MINISTERIO INTERNACIONAL LUZ PARA LAS NACIONES
Ministerio Evangelístico.

Web Site oficial: www.minluznaciones.org
Colombia

Este mensaje NO constituye SPAM. Si desea ser borrado de la lista puede desuscribirse en cualquier momento.