Si no observa adecuadamente este mensaje, haga por favor click aquí

MINLUZNACIONES
Boletín Internacional
HACIA TODA LA VERDAD -2
HACIA TODA LA VERDAD - 2



 “Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo?
¿Quién morará en tu monte santo?”.

 
“El que anda en integridad y hace justicia,
y habla verdad en su corazón”.

 “El que no calumnia con su lengua,
ni hace mal a un prójimo, ni admite reproche alguno contra su vecino”.

“Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado,
Pero honra a los que temen a Jehová.
El que aún ha jurado en daño suyo, no por eso cambia”.

“Quién su dinero no dio a usura,
ni contra el inocente admitió cohecho.

El que hace estas cosas, no resbalará jamás”.
(Salmo 15)

Existen requisitos que debemos cumplir para conocer la bendición completa de estar en este monte santo del Cielo y habitar en CRISTO. 

Esto está reservado para aquellos que “prosiguen en conocerle”. Recuerdas las palabras: “Al que venciere”. 
Vamos a considerar los requisitos que son necesarios para “subir acá” y permanecer en Su Monte Santo.

 La pregunta
En el Salmo quince David pregunta: “Señor, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu santo monte?”

Este Salmo fue escrito después de que David levantó el Tabernáculo sobre el Monte de Sion, y esta abrumado por esta nueva planicie sobre la cual se encuentra. Él se da cuenta de que uno no puede simplemente subir a este lugar, así como uno no puede simplemente entrar caminando al Lugar Santísimo. Es aquí donde David recibe la inspiración para este Salmo.

Once requisitos
En los siguientes versículos, hay once requisitos en respuesta a la pregunta que David hace en el primer versículo (“¿Quién habitará en Tu santo monte?”). Examinémoslos brevemente:

El que anda en integridad
La palabra “integridad” en hebreo denota el sentido de caminar perfectamente. Dios le dijo a Abraham que caminara delante del Él y que fuera perfecto (Gn. 17:1). Nos podemos preguntar, “¿Cómo es esto posible?” Es posible ser perfectos mientras caminamos en la luz (o en la verdad) que Dios haya revelado. El apóstol Juan dijo que si caminamos en la luz la sangre de Cristo nos limpiará continuamente (1 Jn. 1:7). Podemos ser perfectos en tanto caminamos en obediencia a la verdad revelada.

 Hace justicia
Existe una diferencia entre la justicia pasiva y la justicia en obras. En la salvación somos declarados justos sin hacer otra cosa excepto creer. Sin embargo, aquellos que “acompañan a la Novia”, son justos porque son justos en obras y en verdad. ¡Es parte de sus vestiduras!

 Habla verdad en su corazón
El presidente de nuestra junta lo expresó muy bien al decir: “Nuestro corazón está de acuerdo con nuestra boca”. David mismo dijo: “He aquí, tu amas la verdad en lo íntimo, y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría” (Sal. 51:6).

 No calumnia con su lengua
La palabra hebrea para calumnia es “difamar o murmurar”. Muchos tratan de exaltarse a sí mismos difamando a otros, pero ellos no serán exaltados en el monte santo. La imagen que vemos en Apocalipsis 14:4 es un grupo de seguidores quienes “en sus bocas no fue hallada mentira”.

 Ni hace mal a su prójimo
La mayoría de cristianos no se ven a sí mismos como alguien que le haría daño a su vecino a propósito. Sin embargo, si examina este pensamiento a la luz de lo que Jesús enseñó sobre el buen samaritano, el levita que pasó cerca del hombre herido que estaba sangrando, fue culpable de hacerle daño a su vecino por no haber hecho nada (Lc. 10:29-37).

 Ni admite reproche alguno contra su vecino
El Salmo 1 condena específicamente a aquellos que se sientan en la silla de los escarnecedores. Aquellos que se burlan, ridiculizan o desdeñan a su vecino, no tienen promesa de bendición. El mismo Jesús dijo que era una ofensa muy grave llamar al hermano “necio” o “raca” (Mt. 5:22).

 Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado

Esta persona menosprecia a aquellos que practican el mal. No los reconocerá ni los honrará. Pienso que un buen ejemplo de esto sería Mardoqueo: “Y todos los siervos del rey que [estaban] a la puerta del rey se inclinaban y se postraban ante Amán, porque así había ordenado el rey en cuanto a él; pero Mardoqueo ni se inclinaba ni se postraba” (Est. 3:2).

 Pero honra a los que temen a Jehová
El Señor dijo: “Yohonraré a los que me honran” (1 S. 2:30). Queremos honrar a aquellos a quienes el Señor honra. (ver Sal. 119:63).

 El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia
Esta es la persona que ha hecho un trato o una promesa, y luego se da cuenta de que saldrá perdiendo, pero mantiene su promesa de cualquier modo. Dios es conocedor de esta clase de tratos. Actualmente, vivimos en una sociedad que es muy descuidada en honrar sus compromisos, especialmente en lo que se refiere a votos matrimoniales. Aun en la iglesia, el porcentaje de divorcios no está tan lejos de ser como el del mundo, ¡un hecho que claramente le dice al mundo que no tenemos más poder del que ellos tienen! Esto es un reproche para Cristo.

 Quien su dinero no dio a usura (interés)
De acuerdo a la ley, uno no podía prestar su dinero a un hermano, cobrando intereses. Sin embargo, podía prestar al mundo su dinero cobrando intereses. Deuteronomio 23:19-20 confirma esto. También hay una maravillosa promesa para aquellos que le prestan su dinero a los hermanos libre de intereses. ¡Serán bendecidos en todo aquello que su mano tocare! “No cobrarás interés a tu hermano: interés sobre dinero, alimento, [o] cualquier cosa que pueda ser prestado a interés.

 Podrás cobrar interés a un extranjero, pero a tu hermano no le cobrarás interés a fin de que el Señor tu Dios te bendiga en todo lo que emprendas en la tierra que vas a entrar para poseerla” (Dt. 23:19-20).

 Ni contra el inocente admitió cohecho (soborno)
Muchos de nosotros no nos consideraríamos culpables de recibir sobornos en sí. Sin embargo, hay muchas situaciones en las cuales la gente comete esta infracción en una manera más sutil. Considere el caso en una iglesia, donde la parte ofensora pertenece a una familia numerosa. Para reivindicar al inocente, el pastor o los ancianos tendrían que pasar sobre muchos. Entonces, ellos evaden el asunto o deciden que “se resuelva por sí mismo”. Hay muchos casos como éste en los trabajos seculares y en otras áreas de la vida. Mostrar favoritismo y no ejercer justicia por el propio bienestar, es otra forma de aceptar soborno.

El que hace estas cosas no resbalará jamás
El Salmo 15 termina con la promesa de que aquellos que cumplan estos requisitos “no resbalarán jamás”. Esto significa que el que calificó, debe ser establecido sobre el monte que permanece para siempre (Sal. 125:1).

 

Quién puede subir al monte del SEÑOR? ¿Quién puede estar en su lugar santo?
Sólo los de manos limpias y corazón puro, que no rinden culto a ídolos y nunca dicen mentiras.
Ellos recibirán la bendición del SEÑOR y tendrán una relación correcta con Dios su salvador.
Gente así puede buscarte y adorar en tu presencia, oh Dios de Jacob.

(SALMO 24: 3-6)

 

Los cuatro requisitos del Salmo 24
Salmo 24:4-5 – “El de manos limpias y corazón puro; el que no ha alzado su alma a la falsedad, ni jurado con engaño. Ese recibirá bendición del Señor, y justicia del Dios de su salvación”.

 Manos Limpias
En el Salmo 26:6, David da una buena explicación para este término: “Lavaré en inocencia mis manos, y andaré en torno a tu altar, oh Señor”. “Manos limpias” hablan espiritualmente de inocencia. Si vemos el contexto de esta referencia, David restringe esto diciendo: “¡No haré alianza con aquellos que están contra la voluntad de Dios; y no me sentaré con ellos”. Puesto de manera simple, ¡no podemos tener manos limpias si hacemos alianza con los profanos!

 Corazón puro
Mateo 5:8: “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”. He aquí un prerrequisito que tiende a intimidar a muchos, porque la impureza del corazón es la plaga más común de la humanidad. Por una parte, vivimos en una sociedad que promueve la lujuria y la promiscuidad. Por otra, vivimos en una “generación de cosecha”. Lo que quiero decir con esto, es que esta generación del fin hereda, ya fortalecidos, todos los pecados (y virtudes) de las generaciones anteriores. Algunas veces las personas sufren de lujuria y concupiscencia, simplemente porque sus progenitores nunca tuvieron victoria en esta área de su vida.

 Aún dentro de la Iglesia, muchos sufren de trastornos espirituales porque la verdad ha sido obstruida. Sin embargo, con cada revelación de la verdad, viene una mayor libertad. Cristo cumplió las cinco ofrendas levíticas (Lv. 1-7), empero la Iglesia básicamente predica sólo una de ellas, la ofrenda por el pecado. La ofrenda por el pecado cubre los pecados voluntarios y los pecados de ignorancia:

 
“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”
(1 Jn. 1:9).

Si continuamente repetimos la ofensa y continuamente pedimos perdón por la misma ofensa, es que no tenemos dominio sobre el pecado. La “ofrenda por el pecado” era para la naturaleza de pecado. Esto no significa que haya una erradicación de la naturaleza de pecado, sino que hay victoria sobre ella: “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros”

 (Ro. 6:14). La gracia nos capacita para mortificar o hacer morir nuestros pecados más constantes, si nos apropiamos de esa gracia. Pienso que todos deberíamos tener esperanza, dándonos cuenta que aun en el círculo más íntimo de Cristo, hubo quienes habían estado plagados con problemas verdaderamente demoníacos.

 María Magdalena era muy cercana al Señor Jesús. Estuvo poseída por siete espíritus demoníacos, pero ahora estaba limpia. David dijo en el Salmo 51:10: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio”. Nacer de nuevo es como el nacimiento físico – la circuncisión viene después de que nacemos.

 El que no ha elevado su alma a cosas vanas
La palabra “vanas” (como se usa aquí) habla de idolatría o concepto ilusorio. Desde la perspectiva del Nuevo Testamento, el apóstol Pablo equipara la idolatría con la avaricia (Col. 3:5) La avaricia es un amor excesivo por cualquier cosa.

Todas las cosas eventualmente pueden ser válidas si se les mantiene en el enfoque o balance correcto – una carrera, educación, hogar, familia, relaciones, entretenimientos, etc. Estas cosas llegan a ser idolatría cuando empiezan a reemplazar nuestra relación con Dios Padre y el Señor Jesucristo. El apóstol Juan dijo que el mundo es anticristo, “y si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él” (1 Jn. 2:15).

 Ni jurado con engaño
Nuevamente regresamos al pensamiento de hacer un juramento o un voto. La compañía que asciende al monte Sion, es un grupo que mantiene su palabra (Ap. 14:1-5). El Salmo 24:4 es similar al Salmo 15:4. En el versículo arriba mencionado “jurar con engaño” ¡es hacer un juramento sin tener intenciones de cumplirlo! Sin embargo, en el Salmo 15:4, el juramento se hizo con buena intención y es honrado a pesar de las consecuencias.

 Ese recibirá bendición
“El recibirá bendición de Jehová, y justicia del Dios de salvación” (Sal. 24:5). Aquí están las recompensas para aquellos que han sido aprobados para subir al monte santo: ellos reciben “la bendición de Jehová” y el don de la justicia.

 El don de justicia es diferente a la justicia que se recibe en la salvación. La justicia que se menciona aquí es la justicia impartida. Se requiere de la justicia impartida para poder reinar con Cristo (Ro. 5:17). Aquellos que reinen en el Milenio tienen que ser aprobados: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Ap. 20:6).

 Capacitar a un pueblo
El ministerio de Juan el Bautista era preparar al pueblo para la primera venida de Cristo. Con mayor razón se necesita este ministerio hoy en día – para preparar al pueblo para la Segunda Venida de Cristo, y enseñarles el camino.

Es tiempo de Conocer Toda La Verdad (en CRISTO) y ser verdaderamente libres!. Es hora de vivir preparados como su Novia, ÉL viene, viene! por Su Iglesia Preparada. No permitamos que el engaño encubra la verdad, reacciona! CRISTO nos redimió para ahora vivir como ÉL: esto es en Justicia y Santidad en ÉL!, sin ÉL es IMPOSIBLE!!



QUE SEA DIOS QUIEN SIEMPRE NOS GUIE Y NOS EDIFIQUE EN SU VERDAD Y EN SU AMOR.


Dios te continúe bendiciendo,

Jenny y Hugo G.
Bajo la Cobertura de JESUCRISTO a través de la I.R. JESUCRISTO REY DE REYES
Bogotá - Colombia

Bibliografía:
- BIBLIA Reina Valera 1960 

- El Tabernáculo de David. Por David Caram

Usted Puede ver la Primera parte en: Hacia toda la Verdad - 1

¡ AVISO URGENTE E IMPORTANTE !
(Sigamos predicando, orando, clamando e intercediendo por arrepentimiento genuino en cada nación ante próximos eventos históricos de Juicio a las naciones - antes del arrebatamiento) y preparémonos para estar listos y ser respuesta cuando las personas que no conocen a CRISTO ante su perplejidad, asombro y angustia le busquen !. LA IGLESIA TIENE LA  RESPUESTA!).



* Descargue absolutamente gratis todo el material Publicado y las series Devocionales escritas haciendo click aquí
Esto es Realmente Importante !


Acerca de:

Anuncios:

1. Usted puede descargar absolutamente gratis y completo el testimonio de Una Revelación de JESUCRISTO del Cielo y el Infierno, y TODOS los materiales incluidos los boletines y los devocionales en los sitios web: www.minluznaciones.org y www.razaactiva.com.

2. Si desea que este testimonio sea predicado en su casa, vecinos, familiares, congregación y/o ciudad, escríbanos por favor un email a: ministerio@minluznaciones.org. Si DIOS lo permite iremos muy pronto!


Acerca del Ministerio

MINISTERIO INTERNACIONAL LUZ PARA LAS NACIONES
Una Revelación de JESUCRISTO del Cielo y el infierno.
Web Site oficial: www.minluznaciones.org
Colombia

PERMISO: ¡Si! Usted puede usar todo nuestro material y enviárselo a quién guste sin alterar los contenidos.
¡GRACIAS!