Si no observa adecuadamente este mensaje, haga por favor click aquí

MINLUZNACIONES
Boletín Internacional
ULTIMOS DÍAS-2: "LA TIBIEZA": LAODICEA Y EL ESPÍRITU RELIGIOSO

 

ULTIMOS DIAS-2: "LA TIBIEZA": LAODICEA Y EL ESPÍRITU RELIGIOSO

 

Yo sé todo lo que haces, que no eres ni frío ni caliente. ¡Cómo quisiera que fueras lo uno o lo otro!
Pero, ya que eres tibio, ni frío ni caliente, ¡te escupiré de mi boca!
(Apocalipsis 3:15-16) NTV

 

LAODICEA

La ciudad de Laodicea fue ampliada por Antíoco II, Rey de Siria, y vuelta a nombrar en honor de su esposa, Laodicea.
Era una ciudad extremadamente rica, famosa por sus establecimientos bancarios, por sus escuelas de medicina que se especializaban en un ungüento para curar ciertas afecciones de los ojos y por su ropa lujosa hecha con la lana de sus rebaños. La ciudad estaba situada en el punto de convergencia de la carretera principal de Efeso a Siria y los caminos que venían de Pérgamo y el Valle de Hermus a Pisidia y Panfilia. Manantiales de aguas termales de Hierápolis fluían a través de acueductos hacia Laodicea, en donde el agua se volvía tibia, y desde ese punto hasta Colosas, se volvía fría. Laodicea fue devastada por un terremoto en el año 61 d.C. y su población, rechazó la ayuda ofrecida por el senado romano, y con sus propios fondos reconstruyó toda la ciudad. Era una ciudad y una iglesia, lamentablemente autosuficiente y muy confiada en sí misma.

3:14 - “Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios”.
El Señor se presentó a Sí mismo de una manera muy significativa, declarando que Él es el Amén o el Fin. Evidentemente, esta es la última de las siete iglesias que recibió mensaje del Señor y señala a la iglesia de los últimos días, a que completará la era de la Iglesia.
El Señor se reveló a la iglesia de Laodicea también como el Testigo Fiel y Verdadero. En otras palabras, lo que Él estaba por decirles era ciertamente la verdad y no la falsa seguridad en que ellos habían caído. Este mensaje venía de Aquel que era el principio de la creación de Dios.

3:15-16 - “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.
Al dirigirse a la iglesia de Laodicea, el Señor no encuentra nada digno de elogiar. De hecho, dice que estos creyentes no eran ni calientes ni fríos, sino tibios. Su estado espiritual era igual a la condición de las aguas que fluían por la ciudad provenientes de los manantiales de aguas termales de Hierápolis. Las aguas de Laodicea eran tibias. A todos les encantaban las fuentes de aguas termales de Hierápolis y las aguas frías de Colosas, pero nadie se inclinaba por las tibias aguas de Laodicea. En lo natural, muchos preferimos nuestras bebidas, como el café y el té, muy calientes o muy frías; pero nos desagrada toda bebida tibia.

 

La iglesia de Laodicea era tibia en su experiencia cristiana.


Tal parece que esta iglesia ni era tan mundana ni era tan espiritual. En otras palabras, nosotros podemos decir que la misma era “religiosa” o tal vez era muy “formal”. Quizá esto se puede interpretar como que los miembros de esa congregación demostraban exteriormente las señales de su religión, pero Cristo estaba fuera del corazón de ellos. Cristo estaba rogando poder entrar en sus corazones y “cenar” con ellos. Yo deseo informarles que muchas veces este tipo de persona se siente satisfecha con respecto a su fe. Sin embargo, la misma no tiene la visión necesaria para ver sus grandes necesidades espirituales. Algo curioso es que este tipo de “fe” muchas veces le niega la instrucción a la siguiente generación.
Había cierta insipidez en su caminata con Cristo. Les faltaba fervor. No tenían un entusiasmo ardiente por las almas, ni deseo de progresar en Dios hasta alcanzar la perfección. Por esta causa, el Señor dice que los vomitará de su boca. El Señor aborrece a los cristianos indiferentes y sin compromiso, que viven alejados del blanco, (ver 1 Rey. 18:21). El Señor quiere que cada creyente sea ferviente y totalmente entregado a Él.
Por otro lado, los hijos de este tipo de padres realmente no desean recibir tal instrucción ya que la encuentran aburrida. En cambio, los hijos de estos padres miran al mundo y las cosas del mundo con mucho entusiasmo, deseando en sus corazones poder gozarse en sus diversiones como “otros lo hacen”. Y por lo general, cuando ellos observan a sus padres actuando y hablando con esa fe tibia y falta de demostraciones del poder del Espíritu Santo en sus vidas, entonces sienten mucho rechazo por ellos y su fe seca. Es así que estos hijos cumplen con sus deberes u obligaciones “religiosas” porque tienen que hacerlo y no porque están convencidos que es lo mejor.
Y quizá algunos de estos padres asisten a los cultos o servicios cristianos,pero tan pronto como terminan los mismos entonces vuelven a vivir su estilo de vida tal y como lo hacen aquellos que no profesan la fe en Cristo.
Lo lamentable del caso es que cuando los hijos arriban a la época de su vida que comienzan a evaluarlo todo y a llegar a sus propias conclusiones entonces terminan por escoger al mundo y “las cosas que hay en el mundo”.
Ellos se dan cuenta que el mundo tienes mejores cosas que ofrecerles para su vida material. De manera que es así que muchos hijos deciden escoger sus propios caminos y cuando llegan a los veinte años de edad o más ya se han convertido en unos mundanos por excelencia. Esto quiere decir que ya han optado por abandonar la fe de sus padres por completo.

3:17 - “Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un
desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo”.
La iglesia de Laodicea era muy orgullosa y confiaba en sí misma. Ciertamente eran ricos y abundaban en recursos, naturales y económicos. Sin embargo, carecían de las verdaderas riquezas de Jesucristo. Espiritualmente eran pobres, ciegos y desnudos. Cristo habló de esta actitud arrogante de los autosuficientes, en Su parábola de Lucas 12:16-21. “La heredad de un hombre rico había producido mucho. Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios”.


Los creyentes de Laodicea creían que la vida consistía en la abundancia de bienes que poseían. Sin embargo, somos verdaderamente ricos cuando somos ricos en Dios. Debemos procurar ser ricos en misericordia (Ef. 2:4), ricos en buenas obras (1 Tim. 6:18) y ricos en la fe (Stg. 2:5). Entonces, procuremos suplir en Cristo todas nuestras necesidades, porque Él es el Todosuficiente y en El estamos nosotros completos.
Como ya lo afirmamos, Laodicea era una de las ciudades más acaudaladas del mundo en la época en que se escribió el libro de Apocalipsis. Cuando un terremoto acabó con ella en el año 61 d.C., los habitantes de Laodicea rechazaron la ayuda romana y reconstruyeron ellos mismos la ciudad. Con razón, Laodicea podía ufanarse de ser rica y de no carecer de nada. De hecho, la respuesta que dieron al emperador romano, cuando les ofreció ayuda para reedificar su ciudad, fue “Somos ricos y de ninguna cosa tenemos necesidad”. Esta actitud orgullosa e independiente, lamentablemente, también se metió en la iglesia.
Aunque eran prósperos en lo económico, en lo espiritual estaban en bancarrota. Aunque podían suministrar el ungüento curativo para varias enfermedades de la vista, en lo espiritual estaban ciegos. Y de nuevo, aunque eran famosos por sus lujosos atuendos, el Testigo Fiel y Verdadero les declaró que en lo espiritual estaban desnudos—no teniendo puestas las vestiduras de Dios (justicia, alabanza, etc).


3:18 - “Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas”.
Esto se refiere a las tres fuentes de riqueza que tenía la ciudad—la banca, la producción de ropa de lana y los medicamentos—las cuales le habían dado fama. El Señor les aconseja comprar de Él, oro refinado en fuego. La ciudad de Laodicea era extremadamente acaudalada y próspera. Abundaban en ella las monedas de oro, pero el Señor le dice que carecen de las riquezas verdaderas.
Con las Escrituras se interpretan las Escrituras. De 1 Pedro 1:7 tenemos la interpretación de oro refinado en fuego. “Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”.
Por lo cual, el Señor les está aconsejando comprar fe, la que sólo se recibe por medio de pruebas severas. Él les dice que paguen el precio de la fe verdadera , que es el oro y riqueza genuina que se debe desear, para que sean ricos. La fe nos enriquece para con Dios. “Vestiduras blancas para vestirte”. Ahora el Señor les dice a los de Laodicea que compren vestiduras blancas. Esto seguramente les debe haber dolido porque eran famosos por su lana y ropas. Las vestiduras blancas son el atuendo de Cristo, de los ángeles, y de los santos del Señor; simbolizan pureza. Isaías 1:18 dice: “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”.

Luego leemos en Daniel 11:35 acerca de los últimos días: “También algunos de los sabios caerán para ser depurados y limpiados y emblanquecidos, hasta el tiempo determinado; porque aún para esto hay plazo”. Cuando Cristo fue transfigurado, Sus vestiduras brillaban con la blancura de la luz (Mat. 17:2). Debemos estar ataviados con vestiduras puras y blancas, que no estén manchadas por las obras de las carne (Judas 1:23).


La idea de aparecer desnudos delante del trono de Dios se expresa también en Segunda Corintios 5:1-4: “Porque sabemos
que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos,
eterna, en los cielos. Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; pues así
seremos hallados vestidos, y no desnudos. Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida”.

En Apocalipsis 16:15 el Señor dice: “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza”.
“Unge tus ojos con colirio, para que veas”. El Señor entonces procede a aconsejarles que unjan sus ojos con colirio. Esto debió molestarles, en especial porque Laodicea era un centro médico que se especializaba en el colirio para los ojos. De nuevo encontramos aquí una lección que el pueblo de Dios necesita aprender hoy en día. Nuestros ojos espirituales necesitan estar ungidos. Pablo oró por los creyentes de Efeso: “Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos” (Ef. 1:18). Es necesario que el Espíritu Santo nos ilumine para que podamos entender la Palabra de Dios y su propósito para nuestra vida. Debemos decir la oración del salmista cada vez que leamos o estudiemos la Biblia: “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley” (Salmo119:18).


3:19 - “Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete”.
El Señor castiga a los que ama. El verdadero amor le dice a las personas lo que está mal en ellas, esperando que vean la verdad y cambien. Pablo dijo en Hebreos 12:6-8: “Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos [ilegítimos], y no hijos”. Los verdaderos hijos son los que admiten corrección. Si los hijos e hijas dejaran de recibir la corrección de su padre, serían considerados hijos ilegítimos. (Ver Proverbios 13:24; 23:13-14; 27:6; 29:15,17).
Salmos 94:12 declara una bendición sobre aquellos que admiten que el Señor los discipline: “Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, y en tu ley lo instruyes”. Debemos estar contentos cuando el Señor nos disciplina, sabiendo que nos ama y desea hacernos más como Él (Job 5:17). Pablo dijo en Primera Corintios 11:32, “Mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo”.


El mayor castigo (ó juicio) que las personas pueden recibir de parte de Dios, es que Él no las discipline y las deje seguir por su propio camino, (ver Oseas 4:17). Es la uva aplastada, y no la uva intacta, la que produce el valioso vino. No hay una forma más segura para que un niño acabe destruido, que dejándolo libre de hacer a su antojo. Es un hecho de la vida: el mejor deportista y el más refinado hombre de letras, reciben el entrenamiento más exigente.

3:20 - “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”.
Cuán clemente es el Señor al darle a esta iglesia despreocupada y engreída, la oportunidad de conocerle de una manera tan íntima como para ser Su invitado a cenar. Jesús enseñó en Mateo 5:3: “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”. Nuestra actitud siempre debe ser como la de los pobres en espíritu, para que por Su gracia recibamos todo lo que el Señor tiene para darnos. Pensemos en la parábola de Lucas 18:9-14: “A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo [Jesús] también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar, uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que este descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido”.


Dios resiste a los soberbios y a las personas con aires de superioridad moral.
Cuando el Señor se nos acerca buscando compañerismo, respondamos con prontitud a Sus deseos y busquemos Su rostro diligentemente.

3:21-22 - “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”.
Esta es la promesa que el Señor ofrece a cada uno de nosotros en toda la Palabra de Dios. El quiere que gobernemos y reinemos con El. Es una verdad específica a la que el Espíritu Santo le está dando vida en nuestros días. Pero recordemos algunos de los requisitos. Pablo dijo en Romanos 5:17: “Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia”. Para reinar en la vida, debemos recibir la abundancia de la gracia y también ser justos. La abundancia de gracia es dada sólo a aquellos que tienen una abundancia de tribulaciones, así que amados, bienvenido a una vida de pruebas si desean reinar y gobernar con el Señor Jesucristo.También, así como el rey David dijo: “Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios” (2 Sa. 23:3).

 

EL ESPÍRITU RELIGIOSO
El espíritu de "tibieza" es el espíritu religioso
ó de formalismo

El SEÑOR JESUCRISTO está fuera de una Iglesia Tibia. El ESPÍRITU SANTO NO se moverá, actuará ni manifestará mientras ese espíritu no sea desalojado de la congregación.


El espíritu religioso es el alimento de otros espíritus; todos necesitamos ser libres de ello.
La religión como tal, nació en el Huerto del Edén cuando la primera pareja al verse desnudos y saber que estaban en pecado, se cubrieron con hojas de higuera. “Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.” (Génesis 3:7)
• El enemigo utiliza la religión para mantenernos alejados del amor a Dios y Su poder.
• Desde el Huerto de Edén el hombre ha tratado de ligarse a Dios por sus propios medios (eso es “Religión” = Religare = Volver a ligarse) negando la eficacia divina.
• Mediante el espíritu religioso el demonio substituye el poder de Dios por la actividad religiosa. Sumerge a la gente en una aparente piedad, que no tiene poder para cambiarnos.
“que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.” (2 Timoteo 3:5)

El espíritu religioso es la levadura y Jesús nos advirtió contra ella.
“Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos. Ellos pensaban dentro de sí, diciendo: Esto dice porque no trajimos pan. Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos.” (Mateo 16:6-7,12)
• La levadura no añade vida ni nutrientes al pan solamente infla el pan (esto es la soberbia y altivez) que alimenta el orgullo del hombre, una vez leudado es muy difícil de remover y ocasiona la caída como al principio.

La meta más alta del hombre de DIOS debe ser amar a DIOS.
“No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” (Romanos 13:8-9)
• Dios quiere que nos centremos en Él
• El enemigo trata de alejarnos de ese foco
• El enemigo quiere que nos enfoquemos en lo malo

Nos convertimos en aquello que contemplamos (ó adoramos)
“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” (2 Corintios 3:18)
“Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?” (2 Corintios 13:5)
“Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes” (Santiago 4:6)


El enemigo es sutil, lo que él busca es que nos sintamos orgullosos de hacer la voluntad de Dios:
• Que tanto sé de la Biblia
• Que tanto oro
• Cuánto diezmo y ofrendo
• Que tanto sirvo en el templo
• Cuántas almas gano para Cristo
Esto nos impide escuchar la voz de Dios. Nos hace pensar que ya conocemos la opinión de Dios, lo que Él está diciendo y lo que le agrada a Él. También causa que racionalicemos las Escrituras. Nos hace creer que las reprensiones, exhortaciones y palabras de corrección son para otros, no para nosotros.

Base del Espíritu Religioso
• Se fundamenta en el celo por Dios.
• Justifica sus acciones por este celo.
• Hace creer que estamos haciendo lo correcto por el Señor.
• Nubla y ciega el entendimiento.
• Juzga al que no hace lo que él considera bueno.
“Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia. Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios; porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.”(Romanos 10:2-4)


El espíritu religioso en la Iglesia
Se infiltra dentro de la Iglesia para mantenerla dormida, interfiere y afecta más que los demonios. Apaga el avivamiento del Espíritu Santo y se coloca en el lugar de Dios.
“Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.” (2 Tesalonicenses 2:3-4)

i. Fundamento del Espíritu Religioso
• Orgullo (Causa de la caída)
• Miedo (Efecto de la caída)
• Culpa (Consecuencia de la caída)
• Humanismo (Árbol de la ciencia del bien y del mal)

Orgullo
• Se evidencia por el perfeccionismo.
• También impone y trata de vivir estándares que estancan la verdadera madurez y el crecimiento.
• La Crítica da una apariencia de sabiduría es orgullo en su forma más ruda.

Miedo
Basa la relación del hombre con Dios en el temor al castigo. Se basa en la disciplina personal y no en la obra de Cristo en la cruz. Trata de que “actuemos” para buscar aprobación. Niega que ya fuimos aprobados.

El Celo Basado en la Culpa
• Está basado en un intento de expiar el pecado, fracaso o irresponsabilidad en otras areas de su vida.
• El Sacerdote Elí es un ejemplo bíblico de alguien que ministraba en un espíritu religioso, basado en la culpa. El celo de Elí por el Señor estaba basado en sacrificios y ofrendas. Pretendía compensar su irresponsabilidad como padre.
• Dicho celo nunca podrá ser aceptable para el Señor, aun si pudiéramos hacer sacrificios para siempre.
Elí tenía tanto celo por el Señor que cuando él escuchó que el arca había sido capturada por los filisteos, él cayó y murió. El invirtió su vida tratando de servir al Señor como Sumo Sacerdote, sin embargo…
"Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado. Por tanto, yo he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de la casa de Elí no será expiada jamás, ni con sacrificios ni con ofrendas.” (1 Samuel 3:13-14)

Humanismo
• Se presenta en forma de Idealismo (origen humano). El idealismo es una de las más engañosas y destructivas artimañas del espíritu religioso. Tiene la apariencia de buscar las normas más elevadas y la preservación de la gloria de Dios
• El humanismo es el enemigo más mortal de la revelación verdadera y la verdadera gracia. Es mortal porque no permite que se crezca en gracia y sabiduría. Ataca y destruye el fundamento de aquellos que están en busca de la gloria de Dios, pero aun no han llegado.
Hace tratar de imponer a otros, normas que están por encima de lo que Dios ha requerido o para lo cual ha dado la gracia en ese tiempo.

ii. Liberación de este espíritu:
• Nos permitirá adorar a Dios en espíritu y en verdad.
• Nos permitirá predicar el verdadero Evangelio (Poder de Dios).
• Nos dará autoridad para liberar a otros.

La Gracia del Señor
Imparte una verdad que libera, mostrando el camino para salir del pecado, motivando a niveles más elevados de madurez espiritual. Nos va a llevar a la cima de la montaña, paso a paso. El Señor no nos condena porque nos tropecemos unas cuantas veces mientras tratamos de subir. Debemos tener la visión de llegar a la cima, y nunca condenarnos por no haber llegado todavía, siempre y cuando todavía nos encontremos escalando (viviendo la salvación en amor de DIOS, consagrados a CRISTO con la santidad, en arrepentimiento verdadero).

Una de las características más terribles de ese espíritu religioso operando es que promueve el hacer tropezar a los más pequeños: Estas palabras quieren decir “poner en peligro de caer”, “detener”, “violar” o “escandalizar”. También se puede definir esta frase como “provocar a la ira”. Al aplicar estas definiciones nosotros notamos claramente que se puede causar que nuestros amados hijos (físicos ó espirituales) “caigan” o “se aparten” de Dios. Y les aseguro que el juicio de Dios caerá sobre nosotros si hacemos tropezar a nuestros hijos.

El SEÑOR JESUCRISTO trató como generación de víboras y de Hipócritas a los religiosos de su época, sobre los cuales está dispuesta la ira de DIOS, ya que hace que los que los siguen estén condenados doblemente al infierno. El SEÑOR JESUCRISTO detesta "el formalismo" en la Iglesia pues hace que ÉL no pueda obrar en las vidas y salvarlas, restaurarlas, etc. CRISTO desea entrega verdadera, absoluta en sinceridad.

Por favor NO PROFESES SER hijo de DIOS, si no estás viviendo como tal. El que dice ser de CRISTO DEBE andar como CRISTO anduvo. Por favor, ahora te ruego que vuelvas a leer estos versículos de la cita y que pienses que los mismos fueron escritos especialmente ti y que necesitamos de la gracia de DIOS para arrepentimiento.

Se verá que cada persona ó "creyente tipo Laodicea", tibio, formal, religioso será expulsado de la boca de DIOS.

Si DIOS prometió para el final de los días (en los que nos encontramos) el derramamiento del ESPÍRITU SANTO sobre toda carne (y su obra a través de milagros, sanidades, profecía, sueños y visiones de DIOS), porqué algunas congregaciones no lo viven? Porque está el espíritu religioso, el cual debe ser desalojado primero !

Hoy es el día del arrepentimiento, CRISTO tiene los brazos extendidos si vienes de verdad a Creer en Él y recibirlo en tu vida para que ÉL sea el dueño absoluto de la misma. (Juan 1:12). Hoy es el día para tener una revelación de la Cruz de CRISTO y ser verdaderamente libre !

QUE SEA DIOS QUIEN SIEMPRE NOS GUIE Y NOS EDIFIQUE EN SU VERDAD Y EN SU AMOR.


Dios te bendiga,

Jenny y Hugo G.
Bajo la Cobertura de JESUCRISTO a través de la ICC JESUCRISTO REY DE REYES
Bogotá - Colombia

Bibliografía:
- BIBLIA Reina Valera 1960 y NTV: Nueva Traducción Viviente.
- Apocalipsis. Por B.J. Bailey
- Manual del Discipulo. Módulo Liberación. Por Emma de Sosa
- La Búsqueda de una descendencia para DIOS. Denny Kenaston.

* Otras Lecturas Recomendadas:
- Últimos días-1: Sobre los tiempos del Fin - el Arrebatamiento y la Segunda Venida de CRISTO -
- Los Justos Juicios de DIOS

(Sigamos orando, clamando e intercediendo por arrepentimiento genuino en ESTADOS UNIDOS, PUERTO RICO y toda latinoamérica. 2 Crónicas 7:14 ante próximos eventos - Terremoto, Tsunami históricos)

Ver video con profecía de referencia acá.

* Descargue absolutamente gratis todo el material Publicado y las series Devocionales escritas haciendo click aquí
Esto es Realmente Importante !


Acerca de:

Anuncios:

1. Si desea que viajemos a su congregación y/o ciudad para compartir la poderosa Palabra de DIOS y la Revelación de JESUCRISTO en el Cielo y en el Infierno, por favor envíenos un email a: ministerio@minluznaciones.org. Nuestro único deseo es servirle. El teimpo se agota.

2. Descargue absolutamente gratis y completo el testimonio de la Revelación de JESUCRISTO en el Cielo y el Infierno, y TODOS los materiales que incluyen los boletines y los devocionales en los sitios web: www.minluznaciones.org y www.razaactiva.com.

3. ¿Desea prepararse en CRISTO, la Adoración a DIOS y Su Palabra, para afrontar en Victoria estos últimos tiempos, ser arreabatado, perfeccionado para la Obra de DIOS y ser edificado en CRISTO? Escríbanos.



Acerca del Ministerio

MINISTERIO INTERNACIONAL LUZ PARA LAS NACIONES
Ministerio de Evangelismo
Una Revelación de JESUCRISTO del Cielo y el infierno.
Web Site oficial: www.minluznaciones.org
Colombia

PERMISO: ¡Si! Usted puede usar todo nuestro material y enviárselo a quién guste sin alterar los contenidos.
¡GRACIAS!